El narrador: el punto de vista y la distancia narrativa

Recordemos que el autor y el narrador de una historia son dos elementos distintos: el autor es la persona real que escribe la historia, mientras que el narrador es la voz que se encarga de contar la historia y que puede ser el protagonista, un personaje secundario, un testigo, un observador externo, o simplemente una voz ajena a la historia.

Tipos de narrador

Narrador externo

El narrador externo no es un personaje, sino simplemente una voz que cuenta la historia. Utilizan siempre la tercera persona verbal, para referirse a los personajes. El lector no sabe quién es el narrador, pero esa información tampoco es relevante, aunque a veces puede transmitirnos sus valores u opiniones sobre lo que narra. Esto dependerá de si el narrador es más objetivo o subjetivo.

El narrador objetivo se limita a narrar desde fuera de la trama, nos muestran el ambiente, los personajes o cualquier otro detalle que sea de interés para el lector. Son objetivos porque "lo ven desde fuera" y no transmiten ninguna opinión sobre lo que cuentan, ni sobre las acciones de los personajes. En cuanto a la distancia narrativa, el narrador externo objetivo es el que se muestra más lejano de la trama.

El narrador subjetivo le transmite al lector sus opiniones respecto a los hechos o sobre los personajes. Este narrador, aunque sea externo, logra que el lector sienta empatía por ciertos personajes y rechazo por otros, influencia al lector con sus opiniones y percepciones. Puede ser que esta opinión sea explícita (el narrador puede introducir una expresión con su valoración, como "por suerte") o puede ser más sutil. Por ejemplo, si usa adjetivos positivos para describir un personaje, y negativos para describir a otro, en esa descripción nos transmite sus propias percepciones.

Narrador interno

El narrador interno es uno de los personajes, lo más frecuente es que sea el protagonista, pero también puede ser un personaje secundario e incluso un personaje testigo. Este narrador habla en en primera persona: utiliza el "yo" y otros verbos y pronombres que hagan referencia a sí mismo, para marcar su presencia en la historia y demostrar su vínculo.

El punto de vista del narrador en primera persona siempre será íntimo, es el propio personaje quien narra, por lo tanto tendrá acceso a todo su conocimiento y emociones.

Este narrador estaría situado dentro de la cabeza del personaje.

¡Cuidado! Porque cuando usamos un narrador en primera persona, solo puede conocer lo que ocurre dentro de su cabeza. Al resto de personajes les verá como un narrador en tercera persona limitado.

La voz del narrador en este caso corresponde a la del personaje que narra la historia en primera persona. En este caso, la historia está contada desde su punto de vista, un punto de vista interno. Puede ser que el personaje narre los hechos a la vez que los vive (en presente), o, como suele ser más frecuente, tras haberlos vivido (usando el pretérito), y en este caso su perspectiva será algo más amplia (por ejemplo, sabrá en todo momento cómo acaba la historia y podrá adelantarlo), pero nunca podrá contar nada de lo que no tenga conocimiento. Es decir, no podrá comunicar los pensamientos o sentimientos de los otros personajes.

El narrador interno siempre es subjetivo, aunque intente aparentar lo contrario.

Cuanto más subjetivo el narrador, menor es la distancia narrativa.

El punto de vista

Cuando hablamos de "punto de vista" o "focalización", nos referimos a qué personaje acompaña más el narrador, de quién sabemos lo que hace, y también lo que piensa y siente, sus motivaciones, sus reflexiones. El mundo de la historia es contado de forma similar a cómo lo ve ese personaje. Cuanto más íntimo sea el conocimiento que tiene el narrador sobre el personaje, menor es la distancia narrativa.

En una historia puede haber varios puntos de vista. Esto puede ocurrir con un narrador externo que en determinados momentos sigue a un personaje, y en otros momentos sigue a otro. También puede ser, en una historia extensa como en una novela, que cada capítulo o sección nos narre una historia desde distintos puntos de vista, siguiendo a distintos personajes.

Cuando más breve sea la historia, menos posibilidad hay de cambio de punto de vista, siempre que sea un narrador subjetivo. 

Si el narrador intenta ser completamente objetivo, entonces el punto de vista decimos que es externo.